El Focusing: Una Experiencia de Profundidad y Autenticidad en la Relación Humana - Antonio Briones Psicólogo
Explora la profundidad del Focusing y su conexión con el enfoque centrado en la persona, descubriendo cómo esta práctica va más allá de ser una simple técnica para convertirse en un camino hacia la autenticidad y el desarrollo personal. Sumérgete en la importancia de la escucha activa, la atención plena y el proceso de cambio de personalidad según Eugene Gendlin, y descubre cómo el Focusing se convierte en un faro de conexión humana en un mundo lleno de ruido y distracciones.
terapia, Focusing, Enfoque centrado en la persona, Autenticidad en las relaciones, Escucha activa, Desarrollo personal, Psicoterapia experiencial, FOT
1349
post-template-default,single,single-post,postid-1349,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

El Focusing: Una Experiencia de Profundidad y Autenticidad en la Relación Humana

Por Ps. Antonio Briones

En el transcurso del diplomado de Focusing, durante el año 2006, un estudiante compartió una revelación que no dejo de llamarme la atención: «En esencia, el focusing y el enfoque centrado en la persona se trata de ser buena persona«. Esta simple afirmación gatillo en mi una reflexión sobre la naturaleza de lo importante que es poder brindar el espacio a otro para que este pueda desplegar quien realmente es sin alguien que lo corrija o le diga lo que tiene que hacer. Este enfoque le da suma importancia a la autenticidad del otro en nuestras interacciones humanas.

El focusing, como descubierto y desarrollado por Eugene Gendlin, emerge como una práctica que va más allá de ser simplemente una técnica. Es un camino hacia la comprensión y el acompañamiento desde la experiencia presente, una forma de relacionarse con la autenticidad a través del sentir corporal. Es, en esencia, estar verdaderamente presente para el otro.

En un mundo donde a menudo caemos en el paternalismo, diciendo a otros qué hacer y subestimando su capacidad para dirigir sus propias vidas, el poder del escuchar activo y experiencial cobra una relevancia significativa. El focusing nos invita a validar la individualidad de cada persona, a respetarla y a facilitar su desarrollo sin imposiciones.

Al intentar definir el focusing, nos encontramos con dificultades para transmitir su riqueza y profundidad. Para algunos, es más que una simple técnica; es un cambio de paradigma en la psicoterapia. Gendlin, al registrar y estudiar diferentes enfoques terapéuticos, identificó un elemento común en los pacientes exitosos: la capacidad de conectar con su experiencia interna y permitir que las palabras surgieran desde su propio ser, en lugar de recitar discursos preestablecidos.

Este proceso, descrito magistralmente por Gendlin como el cambio de personalidad en tiempo real, se convierte en el corazón del focusing. Se basa en cuatro movimientos: I. Referente directo: el contacto directo con la experiencia, II. Develación: la revelación de significado de la experiencia sentida, III. Aplicación Global:  la integración de este nuevo entendimiento a las diferentes partes de nuestra vida IV. Movimiento de Referente: el cambio de referencia, o sea, la experiencia (el sentir) ya no es el mismo.

Podemos concluir que el focusing no es simplemente una técnica entre muchas otras, sino una filosofía de atención y autenticidad que transforma la manera en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás. En un mundo donde la conexión verdadera a menudo se ve eclipsada por el ruido y la prisa, el focusing emerge como un forma de profundidad y humanidad en nuestras interacciones cotidianas.

No Comments

Post A Comment