Focusing
2
page-template-default,page,page-id-2,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

FOCUSING

 

Focusing o focusing experiencial, es un proceso de autoconciencia y curación emocional corporalmente orientado. Este proceso consiste, en aprender a centrar la atención (enfocar), en la sensación corporal producida por una situación determinada “la Sensación sentida”, esta singular forma de prestar atención a nuestro cuerpo nos permite dar cuenta de que nuestro cuerpo puede entregarnos información valiosísima para la adaptación a la mayoría de situaciones que impliquen nuestra vida emocional. 

 

El método del focusing es uno de los más valiosos aportes a la psicología del filósofo y psicoterapeuta experiencial Eugene Gendlin. Este método experiencial fue desarrollado en la década de los 60, en colaboración con nada más ni nada menos que Carl Rogers, con el que investigaron de manera incansable que es lo que hacía a algunos procesos psicológicos exitosos. Eugene Gendlin descubrió que después de investigar cientos de grabaciones de sesiones de psicoterapia, que las personas que se ponían en contacto con este singular modo de consciencia corporal, concluían con éxito su terapia. Se concentró entonces en la manera de entender, describir y enseñar este poderoso recurso psicológico al que llamó focusing.

5  beneficios que obtienes de la práctica Focusing

Mejorar tus relaciones interpersonales

Al practicar Focusing Mejoras significativamente tus relaciones interpersonales con los demás, aprendes a escuchar de una manera más presente, libre de prejuicios y de expectativas, generando encuentros enriquecidos por la autenticidad y la empatía. Puedes también estar muchísimo más presente en las conversaciones, notando como resuena en tiempo presente ese momento en ti.

Sentir y aceptar emociones “negativas” como parte natural de la vida

Nuestra vida es un ir y venir de emociones graduadas en intensidad, duración y sorpresa. Muchas veces no son lo que esperamos, El Focusing es un proceso que invita a estar consiente de como los diferentes sucesos resuenan en nosotros. Y de algún modo, al cultivar la actitud de presencia se nos hace posible permanecer con sentimientos y emociones potentes y muchas veces difíciles de aceptar. Podemos observarlas, y entendernos mejor. Podemos ver como dentro de nuestra complejidad conviven diferentes aspectos y como al poder permanecer con ellos podemos comprender la importancia que tienen, que necesidades lo sustentan, dándonos pie para poder aceptarlos de mejor manera y avanzar en nuestro desarrollo personal.

Reducir estrés

Efectivamente al desarrollar un proceso de focusing podemos aceptar y darle la bienvenida a los diferentes aspectos de la vida. Pudiendo estar, permanecer y acoger situaciones difíciles. De alguna manera al darles un espacio a los sentimientos que suscita la presión en nosotros ayuda a disipar el estrés y nos permite estar en un estado de claridad con respecto a lo que necesitamos y lo que esperamos de nosotros mismos.

Tomar mejores decisiones en la vida

Focusing nos enseña a estar presentes con lo que sentimos, al estar con mayor conciencia de lo que nos ocurre podemos distinguir lo prioritario de lo que no, como distinguir los aspectos que no son inmediatamente visibles pero son muy importantes. Y podemos ir más allá de lo inmediatamente racional, digo inmediatamente ya que los argumentos de los balances positivos y negativos para la toma de decisiones es sumamente sesgado por lo que observamos claramente, al darle un espacio con focusing a esas decisiones que no nos dejan completamente conformes normalmente nos sorprenden por los aspectos que no estábamos observando y que normalmente son cruciales para una buena decisión y totalmente racionales en un análisis retrospectivo.

Lograr metas

Focusing es un recurso tremendamente valioso para la formulación de metas como para su consecución. Nos hace poner muy en claro lo que realmente sentimos, lo que realmente queremos, alejándonos de cualquier auto-engaño al que inconscientemente podemos sucumbir. Nuestras metas tienen un componente implícito que subyace a lo que podemos declarar en un enunciado, tienen un componente que tiene que ver con nuestras más íntimas necesidades y como las experiencias podemos verlas de una manera profundamente significativa o por el contrario un evento puede mostrarnos como triunfadores pero en el fondo sabemos que algo nos falta. El proceso de focusing nos permite comprender ese algo de una manera manifiestamente clara.

Sesiones Uno a Uno
Quiero aprender Focusing