¿Qué es un trabajo saludable?
55
post-template-default,single,single-post,postid-55,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

¿Qué es un trabajo saludable?

¿Qué es un trabajo saludable?

      Es probable que un trabajo saludable sea uno donde las presiones sobre los empleados sean apropiadas en relación con sus capacidades y recursos, la cantidad de control que tienen sobre su trabajo y el apoyo que reciben de las personas que les importan. Dado que la salud no es simplemente la ausencia de enfermedad o dolencia, sino un estado positivo de completo bienestar físico, mental y social (OMS, 1986), un entorno de trabajo saludable es aquel en el que no solo existe una ausencia de afecciones perjudiciales sino también una abundancia de factores que promueven la salud.

      Estos pueden incluir la evaluación continua de riesgos para la salud, información y capacitación adecuadas sobre temas de salud y la disponibilidad de prácticas y estructuras de apoyo organizacionales que promueven la salud, con estrategias que involucren a toda la organización en una redarquia desde los directivos hasta los puestos administrativos y operarios. Un ambiente de trabajo saludable es aquel en el que el personal ha hecho de la salud y la promoción de ella una prioridad y parte de sus vidas laborales.

¿Qué es el estrés laboral?

      El estrés relacionado con el trabajo es la respuesta que las personas pueden tener cuando se les presentan demandas y presiones laborales que no coinciden con sus conocimientos y habilidades y que desafían su capacidad para hacer frente.

      El estrés ocurre en una amplia gama de circunstancias laborales, pero a menudo se agrava cuando los empleados sienten que tienen poco apoyo de los supervisores y colegas, así como poco control sobre los procesos de trabajo.

      A menudo hay confusión entre la presión y lo desafiante. El estrés y, a veces, se utiliza para justificar las malas prácticas de gestión.

      La presión en el lugar de trabajo es inevitable, debido a las exigencias del entorno laboral contemporáneo. La presión percibida como aceptable por un individuo, puede incluso mantener a los trabajadores alertas, motivados, capaces de trabajar y aprender, según los recursos disponibles y las características personales. Sin embargo, cuando esa presión se vuelve excesiva o inmanejable, conduce al estrés. El estrés puede dañar la salud de los empleados y el rendimiento del negocio.

      El estrés relacionado con el trabajo puede ser causado también  por una organización laboral deficiente (la forma en que diseñamos los trabajos y los sistemas de trabajo, y la forma en que los administramos), por un diseño deficiente del trabajo (por ejemplo, la falta de control sobre los procesos de trabajo), una gestión deficiente, un trabajo insatisfactorio condiciones, y la falta de apoyo de colegas y supervisores.

      Los resultados de la investigación muestran que el tipo de trabajo más estresante es aquel que valora las demandas y presiones excesivas que no se corresponden con el conocimiento y las habilidades de los trabajadores, donde hay pocas oportunidades de ejercer alguna opción o control, y donde hay poco apoyo de otros.

      Es menos probable que los empleados experimenten estrés relacionado con el trabajo cuando: las demandas y las presiones del trabajo se combinan con sus conocimientos y habilidades, el control se puede ejercer sobre su trabajo y la forma en que lo hacen, se recibe apoyo de los supervisores y colegas, participación en las decisiones Esa preocupación se proporciona a sus trabajos.

¿Qué son los peligros relacionados con el estrés en el trabajo?

Los peligros relacionados con el estrés en el trabajo se pueden dividir en contenido de trabajo y contexto de trabajo.

     El contenido del trabajo incluye: contenido del trabajo (monotonía, infra-estimulación, tareas sin sentido, falta de variedad, etc.) carga de trabajo y ritmo de trabajo (demasiado o muy poco que hacer, trabajo bajo presión de tiempo, etc.) horas de trabajo ( estrictos o inflexibles, largos e insociales, impredecibles, mal diseñados, sistemas de cambio) – Participación y control (falta de participación en la toma de decisiones, falta de control sobre los procesos de trabajo, ritmo, horas, métodos y el entorno laboral)

      Contexto de trabajo incluye: desarrollo profesional, estado y salario (inseguridad laboral, falta de oportunidades de promoción, promoción insuficiente o excesiva, trabajo de ‘valor social bajo’, esquemas de pago a destajo, sistemas de evaluación de desempeño poco claros o desleales, ser superior o inferior a cualificado para un trabajo) – rol en la organización (rol no claro, roles en conflicto) – relaciones interpersonales (supervisión inadecuada, desconsiderada o insatisfactoria, relaciones deficientes con colegas, acoso / hostigamiento y violencia, trabajo aislado o solitario, etc.) – cultura organizacional ( comunicación deficiente, liderazgo deficiente, falta de reglas de conducta, falta de claridad sobre los objetivos, estructuras y estrategias de la organización): equilibrio entre la vida laboral y familiar (demandas conflictivas de trabajo y hogar, falta de apoyo para los problemas domésticos en el trabajo, falta de apoyo para los problemas del trabajo en casa, falta de reglas y políticas organizacionales para apoyar el equilibrio entre la vida personal y laboral)

        El estrés relacionado con el trabajo sigue siendo un concepto evasivo para muchos, aunque el tema se trata en cientos de artículos publicados cada año. Aquí nos centramos principalmente en la evidencia principal de los factores de riesgo extraídos de las investigaciones existentes.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.