Transferencia y Contratransferencia en el Focusing - Antonio Briones Psicólogo
Descubre cómo la transferencia y la contratransferencia influyen en la terapia orientada al focusing. Aprende técnicas para manejarlas y mejorar la relación terapéutica a través de la supervisión y la auto-reflexión. Guía completa para terapeutas y pacientes.
transferencia, contratransferencia, terapia orientada al focusing, psicoterapia, focusing, sensaciones corporales, relación terapéutica, supervisión terapéutica, auto-reflexión, Eugene Gendlin
1365
post-template-default,single,single-post,postid-1365,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid

Transferencia y Contratransferencia en el Focusing

Ps. AntonioBriones

Introducción

Imagina que estás en una sesión de terapia, explorando tus sentimientos más profundos, y de repente te das cuenta de que los sentimientos que tienes hacia tu terapeuta te recuerdan a alguien de tu pasado. Tal vez sientas una inexplicable atracción, desconfianza o incluso resentimiento. Este fenómeno, conocido como transferencia, es una herramienta poderosa en el ámbito de la psicoterapia. Pero ¿qué sucede cuando el terapeuta también empieza a sentir emociones intensas hacia ti? Esto se llama contratransferencia. En la terapia orientada al focusing, tanto la transferencia como la contratransferencia juegan un papel crucial en el proceso terapéutico. ¿Cómo se manejan estos fenómenos? ¿Cómo afectan la dinámica terapéutica? Vamos a desentrañar estos conceptos y su aplicación específica en el focusing, una técnica terapéutica que enfatiza la conexión con las sensaciones corporales y la experiencia interna.

¿Que son la transferencia y la contratransferencia en psicoterapia?

En el contexto de la psicoterapia, la transferencia y la contratransferencia son conceptos clave que se originaron en el psicoanálisis, pero se aplican en diversas modalidades terapéuticas.

Transferencia:

Este término se refiere a la proyección de sentimientos, actitudes y deseos inconscientes del paciente hacia el terapeuta. Estos sentimientos suelen originarse en experiencias y relaciones pasadas del paciente, especialmente con figuras importantes como los padres o cuidadores. Por ejemplo, un paciente podría transferir al terapeuta sentimientos de amor, odio, dependencia o desconfianza que realmente pertenecen a su relación con sus padres.

La transferencia es útil en la terapia porque permite al terapeuta entender y explorar los conflictos internos y las dinámicas relacionales del paciente. Analizando estos sentimientos transferidos, el terapeuta puede ayudar al paciente a comprender y resolver problemas emocionales profundos.

Tipos de Transferencia

Existen varios tipos de transferencia que pueden manifestarse en terapia:

  • Transferencia positiva: Cuando el paciente siente afecto, admiración o amor hacia el terapeuta.
  • Transferencia negativa: Cuando el paciente proyecta sentimientos de desconfianza, ira o resentimiento.
  • Transferencia sexualizada: Cuando los sentimientos proyectados tienen una carga sexual o romántica.

Contratransferencia:

Este término se refiere a la reacción emocional del terapeuta hacia el paciente, que también puede ser consciente o inconsciente. La contratransferencia incluye las respuestas emocionales que el terapeuta tiene hacia el paciente basadas en sus propios conflictos y experiencias pasadas.

Es crucial que los terapeutas sean conscientes de su contratransferencia porque puede influir en su capacidad para trabajar de manera efectiva con el paciente. Por ejemplo, un terapeuta que no maneja adecuadamente su contratransferencia puede reaccionar de manera inapropiada o poco profesional, proyectando sus propios problemas en el paciente.

El manejo adecuado de la contratransferencia implica que el terapeuta debe estar en constante auto-reflexión y supervisión para asegurarse de que sus propias emociones y experiencias no interfieran con el proceso terapéutico. La supervisión y la formación continua son esenciales para que los terapeutas manejen estos fenómenos de manera ética y efectiva.

En resumen, la transferencia y la contratransferencia son fenómenos interrelacionados que, cuando se manejan adecuadamente, pueden proporcionar información valiosa sobre el paciente y mejorar la eficacia del tratamiento psicoterapéutico.

Tipos de Contratransferencia

  • Contratransferencia concordante: Cuando el terapeuta siente emociones similares a las que el paciente proyecta.
  • Contratransferencia complementaria: Cuando el terapeuta reacciona de manera que complementa las emociones proyectadas por el paciente, a menudo reflejando la dinámica de una relación pasada significativa.

 

Trabajar la Transferencia en Focusing

  1. Atención a la Experiencia Interna: Animar a la persona a que dirija su atención hacia sus sensaciones corporales y emociones en el momento presente. Esto ayuda a identificar y explorar las reacciones transferenciales a medida que surgen en la relación terapéutica.
  2. Describir la Sensación Sentida: Acompañara a la persona a describir cómo se sienten en el cuerpo los sentimientos hacia el terapeuta. Por ejemplo, si un paciente siente una fuerte atracción o rechazo hacia el terapeuta, se le pide que describa esa sensación corporalmente, lo cual puede revelar aspectos subyacentes de la transferencia.
  3. Exploración y Despliegue de Significados: Una vez que se identifica una sensación sentida relacionada con la transferencia, se explora su significado. Se puede preguntar al paciente qué recuerdos, imágenes o pensamientos surgen al centrar su atención en esa sensación. Esto ayuda a desentrañar los orígenes de los sentimientos transferidos.
  4. Desarrollo de una Relación Terapéutica Segura: Mantener una actitud de aceptación y empatía incondicional, proporcionando un espacio seguro donde el paciente pueda explorar sus sentimientos transferenciales sin juicio.

Trabajar la Contratransferencia en Focusing

  1. Auto-Focusing para el Terapeuta: El terapeuta puede practicar focusing consigo mismo para estar más consciente de sus propias reacciones emocionales y corporales hacia el paciente. Esto implica tomarse el tiempo para sintonizar con sus propias sensaciones sentidas en respuesta al paciente y explorarlas.
  2. Supervisión y Reflexión Continua: Participar en supervisión regular para discutir y reflexionar sobre las reacciones contratransferenciales. Esto proporciona una perspectiva externa y ayuda al terapeuta a mantener una comprensión clara de sus propios procesos internos.
  3. Mantener una Postura Abierta y Curiosa: Cultivar una actitud de curiosidad y no juicio hacia las propias reacciones. En lugar de suprimir o ignorar la contratransferencia, el terapeuta la usa como una herramienta para entender mejor sus propios patrones y cómo estos pueden influir en la relación terapéutica.
  4. Integración de la Contratransferencia en el Trabajo Terapéutico: A veces, puede ser útil compartir aspectos de la contratransferencia con el paciente de manera cuidadosa y apropiada, si se considera que esto puede beneficiar el proceso terapéutico. Por ejemplo, el terapeuta puede comentar cómo ciertas reacciones del paciente le hacen sentir, promoviendo una conversación abierta y auténtica sobre la dinámica relacional.

Ejemplo de Trabajo en Sesión

  • Cliente: Siente una sensación de desconfianza hacia el terapeuta que se manifiesta como una opresión en el pecho.
  • Terapeuta: Guía al paciente a enfocarse en esa sensación de opresión y a describirla más detalladamente.
  • Cliente: Explora y descubre que la opresión está relacionada con experiencias pasadas de traición por figuras de autoridad.
  • Terapeuta: Mantiene una actitud empática y explora cómo estas experiencias pasadas pueden estar influyendo en la relación actual. El terapeuta también reflexiona internamente sobre cualquier reacción personal que esta dinámica le pueda estar provocando, utilizando focusing para mantenerse centrado y consciente.

Al emplear estas técnicas, tanto el paciente como el terapeuta pueden trabajar de manera efectiva con la transferencia y la contratransferencia, enriqueciendo el proceso terapéutico y promoviendo una mayor comprensión y resolución de los conflictos internos del cliente.

Influencia de la Transferencia en los Juicios del cliente.

La transferencia y la contratransferencia influyen significativamente en los juicios dentro del contexto terapéutico y pueden afectar la dinámica entre el terapeuta y el cliente. Aquí se explica cómo:

  1. Percepción del Terapeuta: La transferencia puede llevar a que el cliente proyecte sentimientos y actitudes hacia el terapeuta basados en relaciones pasadas. Esto puede distorsionar la percepción del cliente sobre el terapeuta, haciendo que lo vea de manera idealizada o, por el contrario, como una figura negativa.
  2. Reacciones Emocionales: Los juicios del cliente sobre las intervenciones del terapeuta pueden estar influenciados por sus sentimientos transferidos. Por ejemplo, si un cliente transfiere sentimientos de desconfianza provenientes de experiencias con figuras de autoridad, puede juzgar las acciones del terapeuta como controladoras o intrusivas.
  3. Resistencia y Defensa: La transferencia puede causar que el cliente desarrolle resistencias o defensas en respuesta a interpretaciones o sugerencias del terapeuta. Esto puede llevar a juicios negativos sobre la utilidad o competencia del terapeuta.

Influencia de la Contratransferencia en los Juicios del Terapeuta

  1. Reacciones Emocionales: La contratransferencia puede influir en cómo el terapeuta percibe y juzga las acciones y palabras del cliente. Si el terapeuta no está consciente de sus propias reacciones emocionales, puede interpretar el comportamiento del cliente de manera distorsionada.
  2. Intervenciones Terapéuticas: Los juicios del terapeuta sobre cuál es la mejor intervención pueden estar sesgados por la contratransferencia. Por ejemplo, si un terapeuta siente una conexión personal intensa con el cliente, podría evitar confrontar ciertos temas difíciles para proteger al cliente o a sí mismo de sentimientos incómodos.
  3. Manejo de la Relación: La contratransferencia puede llevar al terapeuta a actuar de maneras que no son del todo profesionales. Por ejemplo, puede ser más indulgente con un cliente hacia el que siente simpatía excesiva o más crítico hacia un paciente que le provoca irritación.

Mecanismos para Mitigar la Influencia de la Transferencia y la Contratransferencia en los Juicios

  1. Auto-Reflexión y Focusing: Tanto el terapeuta como el cliente pueden utilizar técnicas de focusing para sintonizar con sus sensaciones internas y explorar cómo estas influyen en sus percepciones y juicios. Esto ayuda a identificar y moderar las distorsiones causadas por la transferencia y la contratransferencia.
  2. Supervisión y Formación Continua: Para los terapeutas, la supervisión regular y la formación continua son cruciales para identificar y trabajar con la contratransferencia. Discutir casos con supervisores o colegas puede proporcionar una perspectiva externa y más objetiva.
  3. Transparencia y Comunicación Abierta: Fomentar una comunicación abierta sobre los sentimientos transferidos puede ayudar a clarificar y resolver malentendidos. El terapeuta puede abordar de manera cuidadosa y ética cómo las reacciones transferenciales y contratransferenciales están influyendo en la relación terapéutica.
  4. Desarrollo de la Empatía y la Aceptación: Cultivar una actitud de empatía y aceptación incondicional ayuda a crear un ambiente terapéutico seguro donde se pueden explorar y corregir los juicios sesgados. El terapeuta debe trabajar para mantenerse centrado y mantener un enfoque equilibrado en la relación terapéutica.

Ejemplo Práctico

  • Cliente: Siente que el terapeuta es insensible porque se parece a su padre, que era crítico y distante.
  • Terapeuta: Nota una sensación de frustración con el paciente, relacionada con sus propias experiencias de rechazo en el pasado.
  • Intervención: El terapeuta utiliza focusing para explorar esta frustración y comprender que es una reacción contratransferencial. Luego, se esfuerza por responder con empatía y aborda la percepción del paciente sobre la insensibilidad en una sesión.

Al estar conscientes de estos fenómenos y trabajar activamente para manejarlos, tanto los pacientes como los terapeutas pueden mitigar sus efectos en los juicios y mejorar la eficacia del proceso terapéutico.

Beneficios de la Supervisión para Terapeutas Orientados al Focusing.

Los terapeutas orientados al focusing, al igual que los profesionales en otras modalidades de psicoterapia, deberían supervisarse constantemente. La supervisión es una práctica fundamental para asegurar la eficacia y la ética del trabajo terapéutico. Aquí hay algunas razones específicas por las que la supervisión continua es importante para terapeutas que utilizan el enfoque del focusing:

  1. Autoconciencia y Manejo de la Contratransferencia: La supervisión ayuda a los terapeutas a mantenerse conscientes de sus propias reacciones emocionales y corporales durante las sesiones. Esto es especialmente importante en el focusing, donde la atención a las sensaciones corporales y la experiencia interna es central. La supervisión ofrece un espacio para explorar y manejar adecuadamente la contratransferencia.
  2. Desarrollo Profesional Continuo: La supervisión permite a los terapeutas mejorar continuamente sus habilidades y conocimientos. Pueden recibir retroalimentación sobre sus técnicas de focusing y aprender nuevas estrategias para facilitar el proceso terapéutico de sus pacientes.
  3. Prevención del Burnout: El trabajo terapéutico puede ser emocionalmente exigente. La supervisión proporciona apoyo emocional y profesional, ayudando a los terapeutas a procesar sus propias experiencias y prevenir el agotamiento.
  4. Perspectiva Externa: La supervisión ofrece una perspectiva externa que puede ayudar a los terapeutas a ver situaciones clínicas desde diferentes ángulos. Esto es útil para abordar desafíos complejos y para desarrollar intervenciones más efectivas.
  5. Ética y Buenas Prácticas: La supervisión asegura que los terapeutas se adhieran a los estándares éticos y profesionales. Discute situaciones que puedan presentar dilemas éticos y ayuda a encontrar soluciones apropiadas.

Cómo Implementar la Supervisión en la Práctica del Focusing

  1. Supervisión Individual y Grupal: Participar en sesiones de supervisión tanto individuales como grupales. La supervisión individual permite un enfoque más personalizado, mientras que la supervisión grupal ofrece la oportunidad de aprender de las experiencias de otros terapeutas.
  2. Supervisión con Enfoque en Focusing: Buscar supervisores que tengan experiencia y formación en el focusing. Esto asegura que la supervisión esté alineada con las particularidades de esta modalidad terapéutica.
  3. Regularidad: Establecer un calendario regular para las sesiones de supervisión. La frecuencia puede variar según las necesidades del terapeuta, pero debería ser lo suficientemente constante como para proporcionar apoyo continuo.
  4. Reflexión y Retroalimentación: Utilizar las sesiones de supervisión para reflexionar sobre casos específicos, recibir retroalimentación constructiva y desarrollar nuevas estrategias. Es útil llevar notas o grabaciones de sesiones (con el consentimiento del paciente) para una revisión detallada.
  5. Autofocusing: Practicar autofocusing como parte de la preparación para las sesiones de supervisión. Esto ayuda a los terapeutas a estar en sintonía con sus propias sensaciones y emociones, y a llevar temas claros y bien definidos a la supervisión.

Conclusión

La transferencia y la contratransferencia son fenómenos poderosos que pueden influir profundamente en la relación terapéutica. En la terapia orientada al focusing, estos fenómenos se abordan de manera única, utilizando la atención a las sensaciones corporales y la exploración interna. A través de la identificación, exploración y resolución de estos sentimientos, tanto los pacientes como los terapeutas pueden experimentar una mayor comprensión y sanación.

La supervisión constante es crucial para los terapeutas orientados al focusing porque facilita el manejo de la contratransferencia, promueve el desarrollo profesional continuo, previene el burnout, proporciona una perspectiva externa y asegura la adherencia a los estándares éticos. Mantener una práctica de supervisión regular contribuye significativamente a la eficacia y la calidad del trabajo terapéutico.

No Comments

Post A Comment